El género afecta lo que comemos y nuestra salud

En todos los países del planeta, los hombres no viven tanto como las mujeres.

Todos hemos llegado a aceptar esto como un hecho. Después de todo, como mi papá solía decir, “No es viril ir al médico”. Esta y muchas otras creencias de género afectan los hábitos de salud de hombres y mujeres, incluyendo los tipos de alimentos que eligen comer.

Por ejemplo, estamos constantemente bombardeados con publicidad y mensajes sociales diciéndonos que comer como un pájaro y cenar en ensalada es femenino, mientras que comer grandes porciones y mucha carne roja es viril. Estas representaciones demasiado simplificadas de los hábitos alimenticios femeninos y masculinos pueden parecer anticuadas, pero la investigación muestra que persisten para muchos de nosotros.

Estos patrones alimentarios socialmente influenciados podrían ayudar en parte a explicar por qué los hombres están en un mayor riesgo de enfermedades del corazón y algunos cánceres. ¿Nuestras ideas sobre la masculinidad y la feminidad afectan negativamente nuestra salud?

Respuesta aprendida

Esto no puede ser una sorpresa, pero en general, las mujeres tienen hábitos alimenticios más saludables que los hombres. La investigación sugiere que esto es sobre todo una respuesta aprendida.

Luke Zhu, profesor asistente en la Universidad de Manitoba, investiga los aspectos sociales que afectan las decisiones de los alimentos.

Los hábitos alimenticios y los alimentos no saludables (por ejemplo, papas fritas, nachos) se asocian psicológicamente con la masculinidad, mientras que los hábitos alimenticios y los alimentos “saludables” (por ejemplo, ensalada, comida orgánica) son psicológicamente Asociado con la feminidad.

Joop de Boer es un psicólogo social retirado e investigador invitado en la Universidad de VU en Amsterdam. “De alta densidad de energía, picante y fuerte sabor de los alimentos se perciben como los alimentos masculinos”, dice de Boer dice, “mientras que los alimentos blandos y dulces se perciben como alimentos femeninos”.

¿Te gusta comer vino o cerveza con la cena? ¿Tiene frutas o papas fritas con su almuerzo? Lo más probable es que sus respuestas podrían revelar su identidad de género.

De acuerdo con de Boer, los marcadores de la masculinidad incluyen comer una hamburguesa con patatas fritas para el almuerzo, o tener pizza y cerveza para la cena. Marcadores de la feminidad incluyen comer ensalada de pasta y fruta para el almuerzo, o arroz y verduras con vino para la cena.

Poder para cambiar

El objetivo de aprender sobre el efecto del género en los hábitos alimenticios y la salud es facilitar la elección de alimentos saludables. El género puede ser un factor estratégico para ambos sexos.

Zhu y de Boer coinciden en que el aumento de nuestra conciencia de los alimentos de género y los comportamientos alimentarios nos da el poder para cambiarlos.

Zhu también sugiere que ser más consciente al hacer las elecciones de alimentos puede ayudarle a centrarse en los alimentos en lugar de en factores externos. Pregúntese por qué está eligiendo un alimento determinado. ¿Es la presión de los compañeros? ¿Es porque se anunció como un alimento más masculino o femenino? Esta toma de conciencia puede ayudarle a tomar decisiones más saludables.

Los individuos pueden replantear su comportamiento para cambiar cualquier preconcepción de género, dice Boer. Por ejemplo, cocinar en casa no es masculino o femenino – es una habilidad esencial para comer bien y cuidarse. De Boer dice: Los hombres que cocinan y ven esto como un comportamiento más femenino pueden darle un cambio de imagen masculino al retratarse como gourmands que cocinan y limpian y son eficientes y urbanos.

Para los escritores de alimentos y nutrición, los anunciantes y los vendedores por ahí, su mensajería afecta más que el comportamiento de compra: Afecta a la salud.

“Hemos descubierto que es más probable que las personas escojan alimentos poco saludables si están envasados ​​en envases masculinos”, dice Zhu. “La gente tiene mejores evaluaciones y mayores intenciones de compra para alimentos que no son saludables y envasados ​​en envases masculinos”. Lo contrario también fue cierto, lo que sugiere que las opciones de alimentos más saludables pueden lograrse vendiendo alimentos saludables en envases más femeninos. Es este tipo de psicología de compra que podría afectar positivamente sus hábitos de salud.

De Boer señala que las revistas de hombres populares pueden hacer que las verduras y las proteínas vegetales apelen a los lectores al vincular estos alimentos con los objetivos de autonomía, rendimiento y apariencia. Un hombre que cree en roles de género más tradicionales no puede comer más brócoli debido a su potencial de lucha contra el cáncer, sino porque sus nutrientes podrían ayudar a apoyar el crecimiento muscular. La misma revista también podría tener filetes de gran tamaño y racks de costillas en el mismo artículo. Si usted decide comprar esa revista o seguir su consejo depende de usted.

También te podría gustar...